Kimbilá: un viaje lleno de color y diseño.

por Víveme Yucatán

¿Qué pasa si combinamos a un pueblo lleno de historias con las prendas más emblemáticas de la cultura Yucateca?

Tendremos como resultado a Kimbilá cuyo nombre significa “donde se entibia el agua” y es la comunidad que encontró su identidad en el bordado. Ubicada a aproximadamente 45 kilómetros al este de la ciudad de Mérida (capital del estado) y a 10 km al oeste de Izamal, pueblo mágico.

En esta localidad podemos encontrar más de 55 tiendas que se dedican al dibujo, confección y elaboración de prendas para cualquier ocasión con bordados que resaltan la belleza de un estado lleno de color, lo que nos garantiza un recorrido que se puede alargar varias horas si se quiere conocer las piezas exclusivas con las que cuenta cada local.

Aunque tienen más de 100 años de historia, el florecimiento de este negocio se dio en el 2002 después del paso del huracán Isidoro por la península, provocando la pérdida de cientos de hectáreas de cultivos de henequén.

Actualmente el 80% de la población se dedica a este oficio, teniendo cada uno un toque único que convierte a cada prenda en una verdadera obra de arte.

Estos artesanos han sabido evolucionar su estilo creando una miscelánea que combina la belleza del pasado con las tendencias contemporáneas y con precios que van desde los $250 pesos mexicanos en blusas de alta calidad hasta vestidos, guayaberas y los trajes típicos de la región, mejor conocidos como ‘huipiles’ del náhuatl huipilli “blusa o vestido adornado” en $5000 pudiendo ser también completamente personalizados.

Foto y Arte: Ricardo Can May

Recibiendo al año cientos de turistas nacionales e internacionales que se sienten cautivados por los diseños e ideas de los elaboradores, los cuales atienden personalmente sus negocios, garantizando así una experiencia completamente personalizada y única; además de ser la principal fuente exportadora ropa típica a otras partes del país como son Puebla, Querétaro, Guanajuato, entre muchos otros.

Este pueblo, el cual tiene tanta historia que contar y que se enorgullece plenamente de sus raíces prehispánicas siendo así que la mayoría de la población aún habla su lengua materna, el maya.

El último año que vivimos (2020)  fue un golpe duro para toda la gente trabajadora del estado y esta localidad no fue la excepción, siendo sus mayores tiempos de venta en las graduaciones, las fiestas decembrinas y el verano, la contingencia provocó una clara baja en las mismas pero estos artesanos han podido contra el infortunio y se mostraron resilientes  pues añadieron a su catálogo de venta los cubre bocas bordados hechos de tela de lino, pellón y popelina, cumpliendo así con las tres capaz necesarias para obtener una mascarilla segura al mismo tiempo que estilizada, con tantos diseños y colores que se vuelve una tarea muy complicada elegir cual será la nueva adquisición de estos tesoros.

Es importante remarcar que se encuentra a menos de veinte minutos del pueblo mágico de Izamal que se caracteriza por su vibrante color amarillo, arquitectura colonial y restaurantes de alta calidad que ponen en alto la gastronomía del estado, completando así un viaje espectacular.

Así que ¿Por qué no viajar a Kimbilá? Un pequeño rincón de la península que nos otorga un viaje al pasado y nos conecta con una parte de los símbolos que conforman nuestras raíces.

Foto de portada: Alondra Reyes.
Entrada de blog en colaboración con Daniela Denis.

Escribe un comentario

Quizás te interese