Opinión: Una forma sencilla de saber si estamos más cerca… o más lejos.

por Víveme Yucatán

Si un día nos llega la visión, un presentimiento de que las cosas pueden (y van a) mejorar… ya estamos en el camino correcto.

Desde que tengo memoria recuerdo sentirme como en una eterna carrera hacia algo, tan imprescindible como innombrable para mí en ciertos momentos. Todo lo que lograba con esta rat race era seguir sintiéndome desorientado por no saber si iba o no por buen camino hacia la mejor versión de mí mismo y de mi entorno.

Nací en Mérida, Yucatán, y es justo en esta ciudad que durante tantos años he escuchado en todos los estratos de nuestra sociedad sobre «lo bello que sería vivir en X o Y ciudad», como si idealizar a estos otros lugares del mundo fuera una especie de lubricante para no sentirnos tan «atrapados» en provincia, lo cual significaría en ese entonces ser un fracaso en la vida por no irse a una ciudad con «mejores oportunidades». Creo firmemente que esta pudo haber sido una sensación bastante común durante varias generaciones en el sureste mexicano.

En mi caso jamás me sentí identificado con la idea de irme a vivir a otro lugar… aunque al mismo tiempo tampoco es como si hubiera estado en mis planes hacerlo así como si nada. Así es como comencé a volverme más observador del nivel de vida que tenemos como región, en cada destino de la península, de cómo todas las diferentes ciudades del sureste tienen cada una su propia historia, su propia virtud. Comencé –muy dentro de mi mente– a buscar la mejor cara de los lugares que he conocido en la Península de Yucatán. 

Me acostumbré a ver el aspecto positivo de lo que hemos construido como comunidad, y por eso tuve que encontrar una forma sencilla de saber si estaba entendiendo bien las cosas, o si más bien me faltaba «ser realista».

Entendiendo que la mayoría de las personas consideran que el bienestar está «afuera», o en algún lugar lejos de nosotros, es justo lo que causa en la mente el imaginarse y poner toda la energía para «mejorar mi calidad de vida en otro lugar» lo que podría convertirse en el terrible efecto dominó que evite que trabajemos juntos para hacer que el lugar en donde vivimos sea un mejor lugar.

Digamos que al estar añorando nuevos horizontes, se evita ver en sí la belleza del propio horizonte desde donde estamos parados.

Básicamente, andar con la imaginación en otros lugares evita que saquemos el mayor provecho o demos lo mejor de nosotros al lugar en donde nos encontramos. Ya son cientos de estudios y filosofías que indican que lo que uno realmente está buscando se encuentra dentro de nosotros mismos, en el momento y lugar exacto en el que nos encontramos en este preciso instante.

Habría que tomar en cuenta también que la teoría evolutiva dice que la adaptación es la esencia evolutiva en todos los seres vivos, para poder entender que entonces mientras más tiempo dediquemos a estar enfocados en el lugar en el que vivimos, más energía aportaremos para construir las mejores condiciones para un desarrollo óptimo y una mejor convivencia.

Es por esto que cuando alguien me pregunta si creo que está yendo por buen camino hacia sus sueños, le respondo con otra pregunta… ¿Estás más cerca? O más lejos. Que sería como decir: “¿Tus sueños están cerca de aquí? O están en otro lugar.”

Al ubicar y hacer conciencia del lugar que ocupamos en nuestro entorno, al quedarse quieto sobre un mismo eje, podemos entrar al momento presente y ubicar exactamente en qué punto de nuestras vidas nos encontramos.

Podemos mirar al horizonte, entender exactamente dónde estamos parados y de esta manera saber de inmediato si hemos hecho lo necesario para alcanzar lo que queremos lograr.

Enfoquémonos cada vez más en elevar nuestro humor colectivo; esa misma alma que somos como comunidad, hagámosla más fuerte. Desde siempre hemos tenido aquí todo lo que necesitamos… solo había que detenerse un momento y observar.

No sé ustedes, pero cuando pienso hacia dónde está avanzando nuestra comunidad… siento que estoy más cerca.

Síguenos en Instagram y descubre todo lo que se puede lograr cuando se cree en el potencial de una región y su gente.

 

– Escrito por @juanpablofebles

4 comentarios

Avatar
Pedro Alarcón febrero 3, 2021 - 5:15 pm

Buena reflexión. Gracias por compartirla!

Responder
Víveme Yucatán
Víveme Yucatán febrero 5, 2021 - 3:53 pm

¡Gracias a ti por leer, Pedro! Nos llenan de energía tus buenas vibras.

Responder
Avatar
Erika febrero 8, 2021 - 1:25 pm

Muy interesante, concuerdo con lo que dices.

Responder
Víveme Yucatán
Víveme Yucatán febrero 9, 2021 - 2:01 pm

¡Muchas gracias, Erika! Gracias por ser parte de nuestra comunidad. ??

Responder

Escribe un comentario

Quizás te interese